Tema del mes: DEJA QUE TU ALMA SEA TU PILOTO

Abril 2019

La palabra alma probablemente tiene significados e interpretaciones ilimitadas. Dependiendo del fondo filosófico o religioso, las ideas pueden ir desde la no existencia de un alma hasta tener múltiples almas o incluso almas malignas. Desde una perspectiva yóguica, la palabra alma se puede describir con diferentes términos, y así el concepto se vuelve más refinado. Dos de los que se refieren comúnmente en la literatura son jiva y atman. Se considera que Jiva es el alma individual y atman el alma cósmica.

El alma individual podría verse como el vehículo para el alma cósmica. El vehículo tiene un cuerpo físico y sentidos que pueden descubrir y explorar este mundo utilizando sentimientos y sensaciones. También está limitado por Maya (ilusión). Tiene formas, nombres y cualidades y depende del tiempo y el espacio. La jiva nos permite estar felices y tristes, sentir dolor, estar enojados y tener miedo.

El atman es ilimitado e ilimitado, pero solo se puede realizar mientras se encarna en un cuerpo físico. Eso es también lo que generalmente se diferencia del término Brahman, que es absoluto, omnipresente y uno sin un segundo. Nuestra alma cósmica podría considerarse nuestro ser eterno, el núcleo de nuestro ser que nunca nació y nunca morirá. Muchas veces la literatura antigua interpreta atman como lo que llamaríamos "alma" en inglés.

Algunas personas afirman que pueden "sanar el alma". ¿Cómo puede ser sanada el alma? ¿No es el alma siempre completa y completa? Siento que lo que realmente se quiere decir con esto es que recordamos nuestra alma y aprendemos a acceder a ella, al mismo tiempo que somos muy conscientes de su contenedor físico y vehículo. La idea de que algo debe ser arreglado o tratado parece estar profundamente arraigada en nuestra cultura actual. ¿De dónde viene esta adicción para hacer las cosas mejor, más brillantes y más audaces? Especialmente algo como nuestro verdadero Ser que es amor y luz en sí mismo. Sharon Gannon nos recordó sus ensayos para recordar la bondad.. Esto es lo que significa para mí la verdadera "sanación del alma". Para encontrar formas y utilizar las prácticas de yoga para permitirnos ver, sentir y experimentar la bondad dentro y fuera. Si realmente pudiéramos disfrutar de la dulzura divina con todos nuestros sentidos en nosotros mismos y en los demás, no queda nada por sanar.

En cuanto a la idea cósmica de atman, podría funcionar para algunos de nosotros si las semillas kármicas están lo suficientemente maduras para ello. Explorar las capas del vehículo del alma puede ser igual de importante, especialmente mientras se vive. Solo a través de una comprensión profunda de todas las diferentes coberturas de nuestro ser, así como de cómo están todos conectados, podemos alcanzar el estado de jivanmukta, un ser que se libera mientras se vive. No debemos negar nuestro ser divino ni nuestro ser mundano si realmente queremos entender cómo funciona el yoga, la unión. El primer paso para embarcarse en la aventura de recordar nuestra alma es ser consciente de ella y aceptar su existencia. Shri Brahmananda Sarasvati básicamente dijo que el primer paso hacia el yoga es que realmente deberíamos quererlo.

Al mismo tiempo, debemos honrar el avión del alma, nuestro cuerpo físico. Imagina que el alma es el piloto de este plano. Las prácticas como la asana y el pranayama son perfectas para esto y no deben considerarse menos avanzadas o menos importantes para alcanzar la iluminación.

Una vez que comenzamos a estar en contacto con nuestra alma, puede ser aterrador permitir que nos guíe. Al igual que sentarse en un avión donde la puerta de la cabina del piloto está bien cerrada y solo un miembro autorizado de la tripulación puede abrirla con el código de seguridad correcto. En el aire, podemos rendirnos a las decisiones que toma el piloto. Aunque podríamos 'saber' hacia dónde vamos, nunca podemos estar 100% seguros, y mucho menos tener la oportunidad de interferir y controlar la dirección, la velocidad o la altitud. La opción más lógica es aprender a dejar ir y confiar.

Pero, ¿qué sucede si nos esforzamos por encontrar nuestro camino a la cabina de forma pacífica, hablar con el piloto y juntos, en una relación profunda y amigable, trabajar juntos y volar por el camino aventurero de nuestro destino? ¿No sería esa relación armoniosa hacer mucho más fácil volver a tu asiento, disfrutar de la vista desde la ventana y relajarte? Esta metáfora obviamente no tiene nada que ver con la realidad en la mayoría de los aviones en los que volamos hoy en día (por buenas razones), pero a veces imaginar algo inverosímil puede ayudarnos a ir más allá de nuestros pensamientos habituales. De esa manera podremos disfrutar en última instancia de la unidad de nuestros aspectos físicos y mundanos (los pasajeros) y nuestra alma (el piloto), en lugar de concentrarnos solo en uno u otro.

Más temas:

Yoga Puebla