Tema del mes: Nuestro Gusto por la Guerra

Julio 2015

“Escucha Hijo de Kunti: o morirás en el campo de batalla y alcanzarás el cielo y los planetas; o conquistarás y disfrutarás el reino terrenal.

Así que levántate y pelea con determinación”.

Krishna, Bhagavad Gita II.37

La guerra es la forma de competencia más maravillosa que puede disfrutar un ser humano. Saca lo mejor de uno, elimina todo lo que no sirve. Todos los hombres tienen miedo en el campo de batalla. El cobarde es aquel que deja que su miedo opaque su sentido del deber. El deber es la esencia de la hombría”. – General S. Patton

El concepto de “guerra” puede ser distinto para varias personas. Pero el sólo hecho de pensar en ella hace que se alborote la sangre en todos. Tenemos guerra contra el crimen, guerra contra otra cultura, guerra contra la pobreza, guerra contra el cáncer, guerra contra el narcotráfico, guerra contra los terroristas –ya todos sabemos que si quieres que se exalte la gente, debes de usar la palabra “guerra”.

            Los gobiernos inician la mayoría de las guerras, y la población no duda un minuto en subirse al tren. ¿Por qué? Desde el punto de vista del gobierno, la mayoría de las guerras se libran para proteger o expandir el territorio o los recursos. Desde el punto de vista de la población en general, eso se traduce en mucho sufrimiento y pocas ganancias. Las muertes humanas son una pérdida evidente de la guerra, la mayoría de ellos jóvenes. ¿Qué hace que la gente esté de acuerdo en sacrificar una gran parte de sus hijos por algo que no les interesa tanto? Debe de haber algo que realmente les atraiga de la guerra.

            Tampoco es difícil darse cuenta que la razón por la que los humanos no pueden coexistir en paz es porque les gusta la guerra. El conflicto parece darle a los humanos un cierto empuje para sentirse vivos. El ondear las banderas, ponerse uniformes, y cargar las pistolas tiene un atractivo global. Nuestra existencia monótona encuentra significado al poder tomar partido y empezar a disparar. La gente se congrega alrededor de la bandera y forma parte de algo que los sobrepasa. Su vida habitual y aburrida se llena de un sentido del deber, de drama, melodrama, muerte, sacrificio y heroísmo (esta es importante porque a través de las acciones heroicas durante la guerra una persona común y corriente se puede convertir en un héroe). A lo largo de las décadas, listas de guerras se ven acompañadas con listas de héroes muertos que ensalzan nuestra historia. En lugares del mundo donde la gente ha sido privada de sus derechos, la guerra proporciona un vehículo para ser escuchados y poder expresar sus puntos de vista sociales, políticos y religiosos.

            Las estimaciones indican que 362 días del año los humanos están librando una “gran guerra” (la ONU define una “gran guerra” como una que tiene más de mil muertos al año). Esas “grandes” guerras le dan “sabor” a los 365 días del año que libramos guerras internas a nivel psicológico, guerras pequeñas o medianas con los que nos rodean, o guerras globalizadas contra la Tierra y sus recursos, así como otras especies no humanas.

            El primer paso para dañar a otro ser es percibirlo como alguien que está separado de ti.   Siendo “otros”, pueden entonces ser dañados sin que el protagonista se vea afectado.  Cuando dos países están en guerra hay una fuerte campaña de propaganda para exponer la naturaleza “inhumana” del enemigo, y poder así justificar su derrota.

            Los animales que se crían o se cazan para ser comidos o para ser trofeos no son considerados como alguien que tenga derecho a vivir, o ni siquiera alguien que es digno de merecer condiciones de vida dignas. Hoy en día, 3,700 millones de animales son masacrados al año para sostener nuestro obsoleto estilo “alimenticio”. Estos números no incluyen a los animales marinos, los animales usados para experimentos científicos, para caza, para la industria de abrigos y otras formas en las que se libra esta tremenda guerra.

            La guerra contra la Madre Naturaleza avanza firmemente mientras explotamos sus recursos y sus especies sin ningún tipo de consideración. Cada año en lugares que tienen la bendición de estar libres de esas grandes guerras que la ONU cataloga, la gente se marcha al campo y al bosque a librar guerra contra los animales (100 millones al año mueren al ser cazados), contra la naturaleza y contra sus congéneres en aras de entretenimiento, fomentar vínculos y sustento de una autoestima enferma. En el campo el sonido de los disparos, deblas máquinas excavadoras y de las sierras eléctricas nos recuerdan el estado de guerra en el que vivimos. Esta atmósfera de guerra permea nuestros pensamientos, impulsando las matanzas en las escuelas, los suicidios, las amenazas de bomba y el caos en general.

            La empatía y los puntos en común son claves para poder contrarrestar esta naturaleza bélica. Al sentir que los demás tienen los mismos derechos y necesidades, comenzamos a vernos menos como “otros” y más “como” nosotros. En la práctica de ásana adoptamos muchas formas…árboles, montañas, sabios, perros, serpientes, pero nos anclamos en algo que está presente en toda forma nueva: la respiración. Al final de la práctica el sentimiento de integración es un resultado directo de la experiencia de sentir ese común denominador. La práctica de yoga constante nos permite convertirnos en un “héroe” por unos minutos al día, y encontrar esa experiencia inusual del gozo. Practiquemos Yoga y no la Guerra.

-Julio 2015 – David Life

Tips de enseñanza:

Mantras para fomentar la paz y contrarrestar el estado mental bélico:

Shantih Shantih Shantih

Paz Paz Paz

Sarvesham svasti bhavatu, sarvesham, shantir bhavatu,

Sarvesham purnam bhavatu, sarvesham mangalam bhavatu

Que todos experimenten lo que es auspicioso, que la paz reine en todos, que todos vivan en plenitud, que todos vivan en abundancia.

Sarve bhavantu sukhinah, sarve santu niramayah,

Sarve bhadrani pashyantu, ma kaschid duhkhabhag bhavet

Que todos los seres sean felices, que todos estén libres de enfermedad

Que todos puedan ver lo que es hermoso, que nadie sea infeliz.

Om saha navavatu saha nau bhunaktu, saha viryam karavavahai,

Tejasvi navadhitham astu, ma vidvishavahai.

Om Shantih Shantih Shantih

Que ambos seamos aceptados. Que ambos seamos protegidos. Que nuestro conocimiento y fuerza se incrementen. Que no haya resentimiento mutuo.

  • Discute formas no violentas de tomar acción, como discursos públicos, cartas abiertas, declaraciones hechas por organizaciones e instituciones, peticiones grupales. Tu clase de yoga puede tener banderas, símbolos, oraciones.

Más info: http://www.aforcemorepowerful.org/resources/nonviolent/methods.php

  • Discute el escenario de guerra que plantea la Bhagavad Gita y su presentación útil y realista que nos sirve. Siempre hemos tenido guerras a nuestro alrededor, Corea, Cuba, Vietna, Líbano, Granada, Panamá, Golfo, Somalia, Haití, etc y por esa razón escuchar el consejo de Krishna en tiempos de guerra es muy útil.
  • Discute medidas pacíficas de resolución de conflicto. Puedes actuar algún conflicto usando voluntarios al inicio de la clase, y al final resolverlo en grupo usando métodos basados en no violencia:
  • El poder en la sociedad proviene del consentimiento y la obediencia de la gente que la conforma. En una resolución no conflictiva, la gente cambia su patrón de consentimiento y obediencia y por tanto su conducta, como una forma de ejercer su poder.
  • Todos los opresores se apoyan en grupos clave en la sociedad para poder mantener su sistema de control. La acción no violenta cambia esa lealtad y debilita a esos grupos clave.
  • Como las otras formas de lucha, la resolución no conflictiva requiere el análisis de la situación individual, así como de un plan estratégico y eficiente que pueda ser implementado.
  • La resolución no conflictiva es una elección pragmática para la mayoría de los grupos oprimidos. La eligen porque sienten que es el método más efectivo para poder alzar su voz.

https://www.nonviolent-conflict.org/index.php/what-is-icnc/icnc-basic-concepts

Yoga Puebla